Guía para encarar nuevos cambios en nuestra marca

Hoy lxs quiero ayudar a pensar los cambios que pueden llegar a tener en mente para el año que comienza: un rebranding, oferta de productos o servicios, diseño o rediseño de su web, acciones de marketing o si estamos pensando en delegar.

¿Cómo empezar a hacer estos cambios tan importantes para nuestra marca?

Acá una pequeña guía:

 

Rebranding: 

A veces vamos a necesitar un rediseño de nuestra marca. 

Qué es el branding? Es básicamente la construcción de nuestra marca. Que no es únicamente el logo o las paletas de colores, que en todo caso eso sería como el resultado de este proceso. El branding es pensar qué representa nuestra marca, cuál es la visión, los valores. Para qué hacemos lo que hacemos.

Si estás en esa etapa, donde te incomoda un poco tu marca porque ya pasó mucho tiempo desde que la hiciste, y cambió, como cambiaste vos también, te recomiendo que te metas de lleno en ese proceso.

¿Qué cosas tenés que preguntarte si estás pensando en hacer rebranding?

Primero pensaría en qué es lo que no me gusta de mi marca tal como es. Y qué es lo que sí. 

Por otro lado, hay que plantear nuestro público objetivo y nuestro buyer persona: hay que saber quién es nuestrx clientx ideal. Sea el mismx o no.

Luego pensar en nuestra visión para la marca, nuestros valores, y cómo estos mismos se relacionan con los de nuestrx clientx ideal. Qué queremos que estas personas sientan cuando están en contacto con nuestra marca. 

A partir de allí, y con esto terminado, se piensa si esto está representado en nuestras comunicaciones y se hacen las modificaciones que correspondan, ya sea rediseño de logo o identidad completa, o simplemente hablar desde otro lugar a nuestro público.

El año pasado hice un proceso de rebranding que me ayudó un montón a mejorar y darle un impulso energético a mi marca. Si no te animás a hacerlo solx, yo hice una mentoría con Yesi de Usina Contenido que me sirvió muchísimo y quien materializó estos cambios fue Alberto de Comunicación Limón, que rediseñó mi identidad por completo.

Oferta de productos y/o servicios:

 

Acá pueden pasar un par de cosas. O sentís que querés cambiar la oferta porque hay cosas que ya no querés hacer y qué sentis que ya no te representan o hace tiempo que venis agregando y sacando cosas y te das cuenta que ni vos ni tus clientxs entienden mucho de qué va tu marca.

Para cualquiera de las dos, a tener en cuenta algunas cositas, que van en forma de preguntas:

  • ¿Tenés en cuenta a tu público objetivo y/o buyer persona? Qué quieren, qué necesitan, cuánto pueden pagar.
  • ¿Estás cubriendo niveles de precios con tu oferta?. Si no sabes de qué hablo, podés mirarte este video de IG TV donde explico estrategias de fijación de precios.
  • ¿De dónde vienen la mayoría de tus ventas? ¿Hay productos/servicios que nadie compra nunca y que demandan mucho tiempo/dedicación de tu parte? ¿Hay productos/servicios que se venden muchísimo y sentís que podrías potenciarlos?
  • ¿Cuánto hace que no actualizas tus precios? (si vivís en Argentina y colgaste, hacelo YA)
  • Desde el lado de la comunicación: ¿Se entiende qué vendes, cómo lo haces, procesos, formas de pago? ¿Se puede mejorar la propuesta de venta?

Sí, son un millón de cosas pero mi primer consejo es que TE ORDENES. A veces ofrecemos tantos productos/servicios que termina siendo un lindo quilombito. Si tenés ese lindo quilombito, categorizá todo lo que vendas y luego hacete las preguntas que te sugerí. Estoy segura de que podés mejorar tu oferta.

Web:

 

Acá estoy yo ahora, rediseñando mi web. Puedo hablarte del caos que está significando para mi esto, pero vamos a enfocar en lo lindo del proceso. 

Si no tenés web aún pero andas necesitando una, entonces chequeate este episodio del podcast y recordá que acá podés aprender a hacer la tuya conmigo, por tu cuenta o podemos hacerla por vos también

Si ya tenés web, tené en cuenta que las webs necesitan un rediseño de vez en cuando (cada 2 o 3 años). Que no significa que haya que dar vuelta todo, sino que hay que pensar si la estructura que estamos usando realmente funciona de cara a los cambios que en general suelen surgir en todos los negocios.

Entonces acá lo que primero hay que pensar es si la estructura (podemos decir el mapa del sitio), es funcional a nuestra marca tal cual está hoy, con los cambios que pueden venir en el futuro cercano. Me refiero a que si planificaron brindar un nuevo servicio en 3 meses, la web debería estar preparada para el mismo. Cuando hablo de estructura digo las páginas, secciones. En general cómo va a estar ordenada la información.

El objetivo es también importante: ¿es el mismo que antes o cambió?. Hay que ajustar la web a eso.

Por último las fotos, los textos, ¿nos siguen representando?. Tal vez sea hora de sacar fotitos nuevas, darle un refresh al diseño o meterle un poco de condimento a los textos.

Nuestras acciones de marketing:

 

Acá podemos deternos mil años, ya se imaginan. Vamos a verlo por arribita.

Podemos estar pensando en mejorar nuestra manera de promocionar nuestros productos o servicios, y creo que sin importar el canal que elijamos agregar, sacar o darle más importancia o inversión, tenemos que preguntarnos estas cosas:

  • ¿El/los canales que venimos usando nos sirven (a los objetivos que nos planteamos)?
  • ¿Cuánta inversión de dinero y tiempo requieren estos canales que ya venimos usando? 
  • ¿En resumidas cuentas, nos conviene seguir con los mismos o sacar alguno?
  • Luego pensar en nuestros objetivos del año y ver si hace falta hacer cambios en alguno de los canales.
  • Si agregamos un canal, ¿necesitamos invertir dinero o tiempo? ¿Cuánto de cada uno?. Ojo que a veces lo del tiempo se nos escapa a la planificación de estas cosas y luego nos queremos matar porque invertimos dinero pero no tenemos ni un ratito para administrarlo.
  • Si agregamos un canal, ¿sabemos utilizarlo, tenemos que aprender o contratar a alguien que lo haga?. Y acá volvemos a la inversión de tiempo y dinero. 

Cuando me refiero a canales, me refiero tanto a contenido de valor como acciones de publicidad. Puede ser cualquier cosa: un blog, podcast, influencers, email marketing, Facebook e Instagram Ads, potenciar nuestras redes sociales o sumar una, etc.

Mi consejo en esto es ir de a poco sumando canales y/o acciones de marketing para no volvernos locxs porque cada cosa que sumamos es un aprendizaje, una inversión y una inyección de publicidad que podemos hacer a nuestra marca (a veces no estamos preparadxs para vender tanto!).

Delegar:

 

Esto es todo un temita. No se crean que son las únicas personas a las que les cuesta esto, pero llegado un año nuevo, luego de un año largo y cansador, una de las primeras cosas que pensamos es “(inserte aquí acciones que estás re podridx de hacer) no lo quiero hacer más”. Es normal, sobre todo ahora.

También es un buen momento para pensarlo. Primero tenemos que pensar cuál de las cosas que hacemos no nos gusta hacer, nos quita energía o nos quita demasiado tiempo.

Yo sacaría primero la que nos quita energía: nuestra mente necesita estar sana. Así que si tenés una que te saque energía, empezá a pensar quién va a hacerla.

Tengo todo un episodio del podcast dedicado a esto, por lo cual no me voy a detener mucho, sólo aclaro que si esto te resuena, entonces escuchalo porque estas necesitando delegar.

Y otra cosa: delegar es una inversión, siempre. Pensalo así y organizate para que te sume.

Planificando el nuevo año:

Capaz todo esto medio que ya lo tenías hecho pero si o si necesitas planificar el año entrante porque ya te ves haciendo cualquiera y terminando el año reventadx.

La planificación es muy importante, aunque no vayas a hacer un plan súper increiblemente detallado, al menos anotate estas cositas:

  1. Revisá el año anterior: facturación, ganancias, pérdidas, acciones que te sumaron, volumen de ventas, los hits del año, etc.
  2. Pensá de 1 a 3 objetivos para el año entrante: no te olvides que los objetivos tienen que poder medirse, por lo cual hay que ser precisxs en el mismo (quiero vender tanta cantidad de tal producto, quiero ganar tanta cantidad de plata, quiero sumar tanta cantidad de seguidores). Otra cosa, no flashees con objetivos imposibles: pensá en algo que realmente creas que puedas alcanzar.
  3. Ahora para cada objetivo pensá qué acciones necesitas hacer para obtenerlos (incluso algunas te pueden llevar a volver a uno de los puntos anteriores de este artículo). 
  4. Por último, podés ordenar estas acciones a realizar por mes o por trimestre, para organizarte y cumplirlas.

¿No suena tan difícil, no?. Para mi lo importante es empezar con un sólo objetivo si no tenés cancha para la planificación, de esta forma es más fácil poder concretarlo. Tranqui que el año que viene podés hacer dos. Mejor caminar lento pero con pasos firmes.

Bueno espero que este artículo te haya ayudado al menos como punto de partida a hacer esos cambios que pensas para el año entrante.

Si querés que me meta un poco más en algún tema en particular, podés dejarlo en los comentarios!

Que tengas un genial comienzo de año!

Marian

Compartí este post:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las 9 razones por las cuales hacer tu propia web te puede costar muy caro

La Lista Secreta:

No andamos con rodeos, si querés recibir toda la info nueva y contenido exclusivo, sumate a la Lista Secreta de Vivir de eso y desbloqueá el próximo nivel de tu marca con info de valor.

Vivir de eso 2021. Todos los derechos reservados. Sitio diseñado por Vivir de eso y Comunicación Limón.

Ingresar como alumnx

Ingresá con tu mail y contraseña: