Estos días que he tenido mucho trabajo me he encontrado enviando muchos presupuestos y es por eso que me pareció que tal vez a algunas personas les puede llegar a ser útil que les cuente un poco sobre mi experiencia elaborando presupuestos para clientes.

 

Qué hay que tener en cuenta, qué hace falta incluir sí o sí, etc. Tanto si nunca hicieron uno como si están en proceso de elaboración y sienten que tal vez les falta algo, creo que este artículo les puede ser útil.

 

Primero, qué es un presupuesto y para qué lo elaboramos?

 

Un presupuesto es un informe donde le vamos a indicar a nuestro cliente cuáles son las condiciones del servicio que vamos a prestarle. Estas condiciones van a ser el precio, materiales si los hubiese, plazos de entrega, prestaciones, etc.

Lo elaboramos usualmente cuando nuestro cliente necesita un servicio a medida y quiere saber cuánto va a costarle y qué incluye antes de contratarlo.

Vamos a ver punto por punto qué es lo que a mi entender debe incluir un presupuesto:

 

1. Precio:

Esto es muy importante, ya que sin precio el presupuesto pierde un poco de sentido. Tenemos que evaluar cuánto nos va a llevar el trabajo, qué vamos a necesitar, qué nivel de conocimientos o experiencia tenemos para poder llevarlo a cabo (a veces el tiempo que nos lleva es poco, pero tal vez estudiamos 10 años y ejercimos otros 10 años para poder llegar a brindar este servicio), qué tipo de cliente es al que estamos apuntando, etc.

Ya saben que cuando hablamos de fijación de precios las variables son extensas y podemos estar hablando durante horas y horas sobre el tema.

Entiendo en este punto que cada unx sabrá qué cobrar por su servicio.

 

2. Qué incluye el servicio:

Tenemos que dejar muy en claro qué es lo que estamos ofreciendo, lo más detalladamente posible. Al principio les puede parecer ridículo detallar tanto, pero luego de trabajar con varias personas se van a dar cuenta que si no lo detallan en el presupuesto, luego les hacen preguntas o se generan malentendidos. Mejor dejar todo clarísimo desde el inicio.

 

3. Qué NO incluye el servicio:

Esto es igual de importante que el punto anterior. Hay que marcar límites que aunque a nosotros nos parezcan obvios, tal vez al cliente no. Hasta donde llega nuestro servicio? Qué cuestiones relacionadas al mismo no vamos a incluir?

 

4. Extras:

Y esto podemos agregarlo si es que dejamos una parte del servicio fuera, pero tal vez al cliente le interese. Vamos a decirle, entonces, que tiene la posibilidad de acceder a estos servicios “extra” por, obviamente, un pago extra. Al precio podemos o no detallarlo en el presupuesto, pero no está demás hacerle saber al cliente que porque no ofrezcamos cierta parte del trabajo dentro del presupuesto, no significa que no lo hagamos.

 

5. Medios de pago:

Además del precio no está demás aclarar de qué manera pueden abonar el presupuesto. Incluso si hay metodologías de pago específicas, como pago contra entrega, o pago por adelantado, etc. Si no lo incluyen en el presupuesto el cliente igual lo va a consultar así que no está demás incluirlo.

 

6. Tiempos y plazos:

Fecha del presupuesto y cuál es la duración del mismo (hasta cuándo tienen tiempo de aprovechar ese precio). Si le enviamos el presupuesto a un potencial cliente y éste nos confirma un año después, lo más probable es que los precios hayan cambiado y ya no tenga validez. Por eso es importante dejarlo por escrito.

Y por último cuánto es que se demora en realizar el servicio. Recuerden que cuanto más claro dejemos todo por anticipado, mejor.

 

7. Metodología:

Esto es opcional. Hay algunos casos en los que va a ser un buen dato para aportar explicar cómo trabajamos. Por ejemplo, cuando se trabaja en diseño gráfico muchas veces se pactan una cantidad de reuniones y de modificaciones específicas para lograr el diseño requerido.

 

8. Datos de contacto:

Parece muy obvio pero son cosas que a veces nos olvidamos. Imprescindible darle al cliente la posibilidad de contactarse para contratarnos!

 

En mi experiencia hay algo clave que siempre hace falta y es escuchar al cliente. Si varios clientes nos preguntan lo mismo es porque tal vez deberíamos incorporarlo al presupuesto. Si varios clientes necesitan una explicación más detallada sobre algo que ya escribimos es porque esto no está muy claro.

Escuchemos y estemos atentos a sus requerimientos porque eso va a hacer que elaboremos mejores presupuestos y esto no sólo nos sirva para agilizar el proceso de venta sino para vender más! Qué mejor que un emprendedor que comprende a su cliente y sabe exactamente qué brindarle!

 

Espero que esto les sirva y si piensan que me olvidé de algo o les gustaría agregar algo más pueden dejarlo en comentarios!

 

Besos!

Marian

PD: les gustaría que arme un modelo de presupuesto para descargar?