Bueno, ayer hice un post en Instagram sobre este tema porque creo que es algo de lo que no hablamos tanto y me parece súper interesante e importante.

Qué pasa con las ferias?

 

Primero estaría bueno plantear qué son las ferias o a qué le llamamos ferias.

Estamos hablando de un espacio en un evento donde podemos tanto exponer nuestros productos a modo de vidriera “no tocar” como también montar un stand donde comercialicemos nuestros productos o servicios.

 

Este tema es polémico porque es tal la falta de información que tenemos sobre el asunto que normalmente elegimos muy mal en el momento de ir a una feria o directamente no elegimos: vamos a la primer feria que se nos cruza y los resultados son muy malos.

 

Sobre todo cuando estamos empezando con nuestro emprendimiento.

Entonces en este espacio de tips para emprendedores que hice para ustedes me gustaría que analicemos algunos puntos importantes del tema, cosas que deberíamos tener en cuenta en el momento de elegir una feria y de qué manera nos vamos a presentar en la misma.

 

Veamos uno por uno los puntos:

1.Nuestra identidad, nuestro público y nuestro valor diferencial

Primero y principal estamos nosotros como marca. Tenemos que tener bien planteado quiénes somos, qué valores representamos, qué hacemos y para qué lo hacemos.

Tenemos que saber quién es nuestro público! Si no sabemos quién va a ser nuestro cliente, cómo vamos a saber dónde encontrarlo? Y en este caso vamos a poder definir si ir a una feria es algo que nos va a funcionar o no. Si nuestro cliente no va a ferias entonces: para qué estamos intentando hacer algo que claramente no nos va a funcionar?. Así que plantear al público objetivo es esencial.

Nuestro valor diferencial va a ser algo que también tenemos que tener bien claro antes de ir a una feria. Porque de eso se va a tratar luego nuestra puesta en escena o a qué le vamos a dar más énfasis. Si no sabemos qué nos diferencia de otras marcas va a ser bastante difícil poder comunicarlo y poder sobresalir entre la multitud de puestos. Importantísimo.

2.Nuestro objetivo

Saber qué buscamos en una feria. Queremos darnos a conocer? Queremos vender? Queremos contactar mayoristas?

Esto va a ayudarnos a elegir una feria que conecte con lo que realmente necesitamos. Y además, sin un objetivo claro no podemos saber si realmente valió la pena ir!

3.Encontrar una feria que se corresponda con ésto

Ahora viene la parte de investigación y de calmar las ansias. No mandarnos a la primer feria que se nos cruce. Porque realmente no sólo es una pérdida de dinero y de tiempo, sino que es frustrante pasarse horas en un puesto (además del trabajo previo) y no conseguir nuestros objetivos.

Tenemos que encontrar una feria que esté a la altura de nuestra identidad, público y objetivo.

Esta parte es indispensable.

Piensen entratégicamente, actúen estrategicamente. No tomen decisiones sin pensar. Conozcan, investiguen, averigüen.

4.El día, zona y horario

Hay algunos factores que son iguales para cualquier tipo de evento como la zona y el clima, el horario. Hasta el día! Si se hace determinado día del mes va a haber más posibilidades de vender porque las personas recién cobraron. Lo mismo cerca de fechas festivas.

Hay incidentes o factores climáticos que no vamos a poder prever, y que tiene que ver con cosas externas y azarosas. En este caso: relajemos y nos concentraremos en la próxima fecha.

Controlemos lo que sí podemos controlar y lo que no, bueno, calma y seguir hacia adelante.

5.La responsabilidad y organización de la feria

Además de ver que la feria a la que concurrimos esté alineada con nuestra identidad, público y objetivo, lo ideal es que vayamos antes a la feria como espectadores para poder ver cómo está organizada y si cumple con lo prometido.

También podemos hablar con algún feriante, para saber qué experiencias han tenido en el lugar y por supuesto informarnos de todas las condiciones con las personas que organizan. También tener en cuenta si es una feria nueva o si es una feria que tiene cierto prestigio, por supuesto que eso va a sumar más puntos en confianza (no digo que sea excluyente que sea una feria con trayectoria, pero es una forma más fácil de saber si confiar o no nuestro emprendimiento).

6. Nuestra puesta en escena

Este punto es mucho más importante de lo que solemos creer. Error 100% de principiante: no armar un buen stand.

Cuando me refiero a buen stand no me refiero a un stand hecho con acrílico y madera, a medida, pintado y llevado por un camión. Me refiero a que esté a la altura de nuestra marca.

Puede ser algo económico sin mucha inversión. Todos sabemos que con imaginación, tiempo, planificación y un poco de maña se pueden hacer cosas geniales.

Lo que hay que tener en cuenta son dos cosas: primero, pensarlo. O sea, tener en cuenta que tenemos que tener una buena puesta en escena. Normalmente nos matamos produciendo y cuando llega el día agarramos una telita que teníamos tirada por ahí y vemos qué onda. Folletería, etiquetas, nuestra marca en un lugar que se destaque, etc. Todo esto suma.

Segundo, que esto tenga que ver con nuestra marca. Todo esto tiene que representarnos. No sirve de nada si no nos representa!. Si tenemos una marca apuntada a niños serán ciertos materiales, cierta puesta en escena con ciertos colores. Si tenemos una marca de cosmética natural serán otros. Esto es fundamental. Y éste es nuestro momento también de comunicar nuestro valor diferencial. Acá podemos plantear toda esta estrategia de puesta en escena en base a ésto.

7.Atención al público

Nuestra mejor cara, la mejor buena onda y la mayor predisposición. Digamos la verdad: nadie quiere acercarse a un puesto donde la persona que lo atiende tiene su peor cara de perro. No nos sentimos capaces? Nos da vergüenza? Llamemos a nuestra amiga o amigo más caradura y buena onda para que nos acompañe!.

No dejemos ésto librado al azar! Tanto trabajo para llegar y que nadie se nos acerque o no sepamos qué decir al momento de recibir una consulta!

No puede pasar. Así que nos ponemos la camiseta de nuestro emprendimiento o se la ponemos a alguien más.

8.El análisis de lo que pasó: beneficios y contras.

Bueno: hicimos todo, pasó la feria, vendimos tanta cantidad cosas, nos contactó tanta cantidad de gente, conseguimos los mails de tanta cantidad de personas.

Pero cumplimos con nuestro objetivo? 

Hicimos bien lo que teníamos que hacer? Fallamos en algo? Qué aprendimos de todo esto?

Medir lo que pasó es fundamental para saber si realmente nos sirvió todo este esfuerzo y si vale la pena repetirlo!

Sé que hay muchas cosas más para analizar, el tema “ferias” es una fuente inagotable de reflexiones y nos llevan a lugares muy profundos de nuestro emprendimiento, cómo el llegar a preguntarnos si realmente servimos para esto que le dicen emprender.

Bueno, créanme que sí. Si hicieron todo esto y aún tienen ganas de reflexionar sobre emprender y no tiraron todo por la ventana es porque sí sirven para esto. Y si no sirven para esto pueden aprenderlo!

 

 

Espero hayan podido sacar algo de utilidad de este análisis y que puedan mejorar sus experiencias feriantes!

Nos leemos en el próximo artículo!